Historia de la gripe

Aunque la gripe es una de las enfermedades más antiguas y comunes que se conocen, no se dispone de datos para situar su origen histórico. Hay autores que han encontrado indicios sobre ella en algunos jeroglíficos del antiguo Egipto, pero será Hipócrates quien, en el año 412 a.C., describa sus síntomas y apunte por primera vez la idea de las ‘epidemias de gripe’.

  • Hacia 1580 se produjo la que está considerada como la primera pandemia de diseminación global. Conocida como El Gran Catharro, se originó en Asia, de donde pasó a Europa y después a América. En apenas seis semanas toda Europa fue afectada y se dice que sólo el 20% de la población se libró de la enfermedad.
  • Los siglos XVII y XVIII depararon epidemias anuales y distintas pandemias que se producían con intervalos de unas tres décadas. En los años 1889 y 1890 se propagó la llamada Gripe Rusa,  que se originó en Asia y causó más de un millón de muertes.
  • A lo largo del siglo XX se han producido tres grandes pandemias gripales:

- Gripe Española: Es la pandemia más letal y se produjo en 1918-1919. Aunque ha pasado con el sobrenombre de “Gripe Española”, parece demostrado que no se originó en nuestro país. Se estima que entre 50 y 100 millones de personas pudieron fallecer como consecuencia de esta gripe, que se propagó por todo el planeta, incluyendo zonas árticas y los lejanos archipiélagos del Pacífico. Una de sus características es que la mayoría de las personas que murieron eran adultos jóvenes, contrariamente a lo que suele ser habitual en las epidemias de gripe. Está considerada, junto con la peste negra, como el mayor holocausto sanitario de la historia.

- Gripe Asiática: La segunda gran pandemia del siglo XX se inició en la primavera de 1957 en Pekín, desde donde en los meses siguientes se fue difundiendo por todo Oriente y Australia, hasta llegar en el otoño a Europa, Estados Unidos y África. Se estima que murieron un millón y medio de personas.

- Gripe de Hong Kong: Es la última pandemia global de gripe y se produjo tan sólo una década después de la Gripe Asiática, también en este continente. El brote se identificó en Hong Kong a comienzos de 1968. Se estima que un millón de personas murió como consecuencia de esta gripe.